Galgo español pelo duro

Perros largos

El galgo inglés es posiblemente descendiente del galgo español y, durante varios años en el siglo XX, algunos criadores cruzaron galgos y galgos para producir galgos más rápidos y potentes, específicamente para las carreras[1].

Los galgos son similares en apariencia a los galgos, pero son claramente diferentes en su conformación[2] Los galgos son más altos en la parte trasera que en la delantera, y tienen una musculatura más plana que un galgo, que es característica de los corredores de resistencia. También tienden a ser más pequeños, de constitución más ligera, tienen la cola más larga y una cabeza muy larga y estilizada que da la impresión de unas orejas más grandes. Su pecho no es tan profundo como el de un galgo y no debe llegar a la punta del codo[3].

A diferencia de los galgos, los galgos tienen dos tipos de pelaje: liso y áspero. El pelaje áspero puede proporcionar una protección adicional contra lesiones de la piel mientras corre en el campo. Hay una gran variedad de colores y patrones de pelaje. Los colores principales son barcino o atigrado (atigrado), negro (negro), barquillo (dorado), tostado (tostado), canela (canela), amarillo (amarillo), rojo (rojo), blanco (blanco), berrendo (blanco con manchas) o pío (cualquier color con hocico y frente blancos).

Razas de perros españolas

Gemma Johnstone es una experta en perros y escritora con más de 15 años de experiencia en el sector de los animales de compañía y como defensora del bienestar animal. Ha trabajado para la Sociedad Escocesa para la Prevención de la Crueldad contra los Animales y es voluntaria y recaudadora de fondos para rescates caninos locales.

  Teckel pelo duro particulares

La Real Sociedad Canina Española afirma que sólo hay unas dos docenas de razas caninas autóctonas en su país y que sólo la mitad están reconocidas por algún club canino internacional. Muchas de ellas son extremadamente raras, incluso en España, su país de origen. Las razas caninas españolas eran protectoras del ganado, pastoras y cazadoras. En periodos de guerra, los españoles utilizaban perros famélicos en combate para luchar con saña y voracidad. A pesar de su sangrienta historia, hoy en día la mayoría de los perros son excelentes compañeros familiares y perros de trabajo.

Muchos de estos perros tienen fuertes impulsos de trabajo o de caza. Investigue para determinar si los rasgos y características típicos de la raza se adaptan bien a su hogar y estilo de vida. Estos perros suelen requerir estimulación mental, mucho ejercicio y un adiestramiento orientado a objetivos y de refuerzo positivo.

Galgo húngaro

Octubre – 27 de diciembre 2011 – Barcelona – DAR Fundación Altarriba Rescate Animal y Agentes Rurales se llevan más de 30 perros de caza en Montcada i Reixac. El propietario (FLP, vive en Barcelona) utilizaba a los perros para cazar jabalíes. Esta tortuosa existencia era el hogar de los perros durante largos periodos entre cacerias. Se encontraron más de 50 cadáveres de perros en diversos estados de descomposición. La inspección preliminar indica que los animales llevaban muertos entre varios meses y unos pocos días. Este “almacenamiento” de perros de caza es habitual en España.

  Braco de pelo duro

A diferencia de los galgos, los galgos tienen dos tipos de pelaje: liso y áspero. El pelaje áspero puede proporcionar una protección adicional contra las lesiones de la piel mientras corren por el campo. Existen varios colores y patrones de pelaje. Los colores principales son barcino o atigrado, negro, barquillo, tostado, canela, amarillo, rojo, blanco, berrendo o pío (cualquier color con el hocico y la frente blancos). España ha sufrido acontecimientos catastróficos durante el último siglo, como la Guerra Civil española y la dictadura fascista de Francisco Franco, que duró 40 años, lo que permitió que esta raza se mantuviera relativamente desconocida tanto dentro como fuera de su país de origen, al menos hasta que la democracia propició una mayor igualdad y desarrollo social y cultural.

Galgo español en venta

En primer lugar, hay que aclarar que los Galgos Españoles y los Lebreles no son lo mismo. El Lebrel es un concepto más amplio y se refiere al tipo de perro con una estructura que le permite alcanzar grandes velocidades. Los Lebreles en general se utilizan principalmente para cazar liebres.

El galgo español es el lebrel español. Se han encontrado representaciones rupestres de los antepasados del Galgo en Alpera (Albacete) en la llamada “Cueva de la Vieja” que datan del 10.000 a.C.

  Venta de teckel pelo duro

Existen diferentes teorías sobre el origen del lebrel español. Según las dominantes, el Galgo fue introducido en la Península Ibérica por los celtas o los romanos tras la ocupación árabe en el siglo VIII. Es esta “sangre árabe” la que confiere al Galgo su extraordinaria fuerza, que hace de la raza un excelente corredor de fondo.

Tienen un temperamento muy tranquilo y no buscan problemas con otros perros. Al ser un perro de campo, muchos Galgos son inseguros y miedosos, pero esto puede corregirse fácilmente dado que en su origen, es una raza a la que le encanta jugar y estar con su familia.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad